top of page

4 cocinas blancas y 4 de madera: ¿Cuál te gusta más?


Las dos opciones más populares a la hora de diseñar una cocina son garantía de éxito. Recopilamos ejemplos inspiradores.

¿Preferis los muebles de la cocina en color blanco o te va más la calidez de la madera? Para tomar la decisión correcta, hay que tener en cuenta si la cocina está o no abierta al comedor, cuál es el estilo del resto de la casa o, en general, la luz que tiene el espacio. Analizamos 8 cocinas con mucho estilo y te contamos qué ganas eligiendo una opción u otra. ¡No olvides decirnos cuál es tu preferida!

1. Una cocina blanca para potenciar la luz El blanco aporta luminosidad, que contribuye a crear un ambiente alegre y distendido. Cuando tengamos una cocina cerrada y/o poco iluminada (no es este el caso, desde luego, pero el espacio es realmente inspirador), el blanco ayudará a aprovechar al máximo la luz. En esta cocina se combina el blanco con el amarillo de los muebles bajos y con el acero inoxidable de los electrodomésticos. Ojo, porque aquí también tenemos madera natural –las vigas del techo: la prueba definitiva de que el blanco combina con todo.

2. Una cocina atemporal de madera natural En general, con la madera se consigue imprimir personalidad y carácter a la cocina… ¡y no necesariamente rústico! Un buen ejemplo es ésta: de look actual gracias a los antepechos en textura troquelada y de formas geométricas. Se utiliza el mismo recurso para vestir la parte superior de las paredes. Los detalles en blanco –grifería, horno, tablas, interruptores– aportan equilibrio. Las cocinas de madera dan siempre sensación de robustez –es un material con una larga vida útil–, y son muy versátiles. Atrévete con la madera también en una cocina contemporánea

3. Una cocina blanca para dar amplitud Con el blanco se consiguen cocinas que parecen ensancharse con la luz. Esta cocina –en una casa de las Islas Caimán– presenta un look clásico renovado, con taburetes forrados con estampados coloniales y vigas del techo de madera natural sin tratar. Los sobres de madera oscura aportan el toque glamuroso; y el antepecho de cerámica con dibujo geométrico, algo de frescura. Los muebles a cuarterones están lacados en blanco; algunos de los altos tienen la puerta de vitrina. Para los que tengan espacio suficiente, y puedan, esta es una cocina de película.

4. Una cocina en madera de haya que se integra en el comedor La madera da uniformidad a estos dos ambientes integrados que tienen usos diferentes. Además, combina con el acero inoxidable de la encimera y el cristal de la mesa de la zona comedor. El horno empotrado de acero inoxidable también va a juego con los tiradores.

La lámpara Artichoke ayuda a diluir esa frontera entre cocina y comedor; las sillas, también de madera, participan de la armonía de materiales.

5. Una cocina blanca para una pulcritud máxima Con el blanco se pueden diseñar cocinas modernas y minimalistas con un aire casi de quirófano. En esta cocina en una casa de Barcelona destaca la ausencia de tiradores y elementos discordantes. Excepto el horno y la pequeña nevera para vinos, los electrodomésticos se ocultan a la vista. La isla, en la que encontramos la zona de aguas, tiene una barra casi suspendida, realizada en la misma madera que la utilizada para la mesa de comedor. De este modo, se unifican la zona de cocina y la de comer.

6. Una cocina de madera integrada en su entorno El entorno de la cocina determinará la elección de los materiales. En esta cocina en Huesca la madera envuelve todo el conjunto, combinada con la piedra de la pared. El resultado es un espacio sumamente acogedor y confortable en el que apetece pasar largos ratos con la sensación de formar parte del entorno natural que rodea a la casa, en los Pirineos.

7. Una cocina blanca para un apartamento informal También se puede optar por el blanco en el caso de tener un espacio abierto e informal. En esta simpática mini cocina se ha escogido un mueble lacado en blanco. Los módulos altos tienen una puerta vitrina, mientras que la encimera es de madera. Es una cocina sencilla, pero risueña, que encaja perfectamente con el comedor, donde se ha puesto una mesa de madera decapada y unas lámparas de cristal. El detalle especial es el suelo de imitación a la cerámica hidráulica para delimitar la zona de la cocina.

¿Por qué el blanco es el color preferido en la cocina?

8. Una cocina de madera para una casa de pueblo En este caso se ha optado por electrodomésticos negros, el contrapunto tecnológico a una cocina tan rural. La calidez que aporta la madera es una de sus principales ventajas –de ahí que una cocina de madera siempre invite a la charla mientras se cocina. Además, los dibujos que hacen los nudos de la madera en la superficie de los muebles son muy decorativos. La atmósfera es sumamente rústica, empezando por la pequeña isla con taburetes, también de madera, alrededor. No es necesario ser muy perspicaz para intuir que a pocos pasos habrá un salón con una chimenea y unas confortables butacas, ¿verdad? CUONTANOS… ¿Cuál de estas cocinas te gusta más? ¿Cómo es tu cocina? Esperamos tu opinión en los comentarios

67 visualizaciones0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo
bottom of page