top of page

Casas Trazza: Música para tus ojos


Bariloche. Creada por el multipremiado estudio Alric Galindez Arquitectos, esta casa establece un vínculo artístico con su inigualable entorno a través del concepto de contrapunto. El resultado es música para los ojos.

El contrapunto es una técnica de composición musical que evalúa la relación existente entre dos o más voces distintas buscando dar con un equilibrio armónico sin barrer con lo que las distingue. De acuerdo con John Rahn, cada voz por separado debe cooperar con la estructura emergente total, que a su vez refuerza y destaca las diferencias entre las voces individuales. Este concepto parece animar la casa que Santiago Alric, Carlos Galindez y Federico Lloveras, - responsables del estudio- erigieron en el despampanante paisaje enmarcado por el Arelauquen Golf & Country Club, sobre un terreno de suave inclinación desde el que puede contemplarse el lago Gutiérrez y los cerros Catedral, Ventana y Otto. Lagos como espejos, montañas, una vegetación exuberante, son las voces que los arquitectos escucharon con oído fino y atento para hacer su propuesta: una propuesta claramente abstracta que establece con la intemperie un contrapunto. Este contrapunto va a replicarse en todos los niveles del proyecto. Así, los 5 prismas que conforman la casa revelan con precisión matemática su origen de construcción humana contraponiéndose a lo natural. El afuera coopera para que cada unos de esos volúmenes independientes sea percibido como un refugio; desde dentro lo indómito, la inmensidad, los rigores del clima en invierno, se perciben con toda su verdad y su belleza.

Es importante destacar que los arquitectos enfrentaron el desafío de contrarrestar esa inmensidad atendiendo también a un programa de necesidades difícil de satisfacer en una casa pequeña. De ahí la elegante solución de los cinco prismas conectados que ofrecen espacios módicos más acordes con la idea de protección que, por ejemplo, una gran superficie indivisa en la que se integraran diversas funciones. En la casa MD -así se llama- cada prisma aloja una función diferente, alcanzando además con ello comodidad e intimidad de habitantes y huéspedes. Los bloques, revestidos en madera protegida marrón oscuro y con aventanamientos de variado tamaño se suceden en una posición fortuita presentando diversas inclinaciones que los diferencian de los otros bloques. Se hallan vinculados por conectores vidriados, escaleras, pasos y puentes; vacíos construidos que reeditan el contraste entre lo abierto y lo cerrado contribuyendo a una alternancia rítmica que es también visual.

El volumen que acoge el estar se encuentra elevado sobre el terreno mediante pilotes y sus caras están conformadas por vidrio; detrás de este y con un puente que permite el acceso directo e independiente desde la calle se ubica el que contiene el dormitorio para huéspedes, luego vienen los que alojan la cocina y el playroom, también elevados, generando en el nivel inferior una cochera y cuarto de máquinas. En el quinto bloque se dispondrá la suite matrimonial. Contraste y diálogo, articulación en la que la identidad de los componentes se refuerza gracias a su distinta esencia, de este tenor es el contrapunto que los arquitectos del estudio Arlic Galindez establecen con el entorno para dar una respuesta a la pregunta sobre el modo en que nos relacionamos con él. Los modos de habitarlo. Huelga decirlo: la respuesta es música no sólo para los ojos. Para todos los sentidos.

[ INFORMACIÓN ] Tipo: Vivienda unifamiliar. Casa MD Ubicación: Bariloche.Río Negro. Año del proyecto: 2009 - 2011 Superficie del terreno: 3524 m² Superficie cubierta: 476 m² [ PROYECTO ] E

studio Arlic Galindez

34 visualizaciones0 comentarios
bottom of page