top of page

7 consejos para poner la terraza y el jardín a punto de cara al verano


Muebles sin grietas ni moho, macetas con flores renovadas, herramientas de jardín limpias y en orden. Sí, ha llegado ese momento del año.

Es hora de destapar el mobiliario que has mantenido protegido durante el invierno y prepararlo para un uso intensivo, de llenar jardineras y macetas con colorido. También, es momento de reparar los posibles daños causados por las inclemencias del tiempo y de poner a punto las herramientas. Con estos consejos, dejarás tu espacio exterior como nuevo.

1. Renueva las plantas de las macetas y jardineras Date una vuelta por un vivero, ahora encontrarás casi de todo: gitanillas, rosas, ranúnculos, gazanias, cóleos, petunias, alegrías… En esta época, la variedad de flores es enorme. Y ten en cuenta que es tiempo de colocar las imprescindibles bulbosas de verano: dalias, hemerocalis, gladiolos, agapantos, azucenas… Si fuiste previsor en otoño y sembraste, entonces ahora toca trasplantar. En caso de que vayas a reutilizar recipientes, te recomendamos que les hagas una limpieza a fondo. Con un cepillo de cerdas rígidas elimina en seco los restos vegetales y de tierra que tengan. A continuación, sumerge cada recipiente en un barreño con agua caliente y detergente y frótalos. Aclara y deja secar bien antes de agregar el nuevo sustrato.

2. Aumenta gradualmente los riegos En los próximos meses, y a medida que vayan subiendo las temperaturas, las plantas necesitarán cada vez más agua. Si riegas manualmente y tienes pocos recipientes, una regadera de tres litros te bastará; si son muchos, elige una mayor para evitarte incómodas idas y venidas, o bien instala una manguera. Para las plantas suspendidas, nada mejor que una regadera de caño largo o que disponga de alargador. ¿No tienes demasiado tiempo o prefieres automatizar el mantenimiento? El riego por goteo dirigido será tu aliado perfecto. Ajústalo para que salte todos los días por la mañana durante unos 10-12 minutos. Y en todos los casos, cada quince días incorpora un fertilizante al riego.

3. Destapa o saca los muebles guardados y nútrelos Aunque los hayas engrasado antes de guardarlos o de taparlos de cara al otoño, si son de madera será conveniente que les pongas de nuevo aceite. En climas atlánticos, estos muebles se conservan con facilidad, pero en la zona centro y cerca del Mediterráneo la fuerte insolación obliga a nutrir la madera también durante el verano. El aceite de teca es lo más adecuado para las exóticas; el de linaza, para las demás. En cuanto a la aplicación, primero pasa un trapo húmedo por toda la superficie de la madera y, cuando se haya secado, dale el aceite con generosidad, pasando la brocha en la dirección de las vetas. En el caso del mimbre, el ratán y otras fibras vegetales, elimina bien el polvo y la suciedad y, a continuación, pasa una esponja humedecida en agua salada, aclarando bien después. El acabado final has de hacérselo con cera natural. El mantenimiento de los muebles barnizados o pintados y deteriorados es diferente. Pasa por eliminar la capa de pintura o barniz antes de limpiar y de proteger con aceite. Madera en el jardín: 10 consejos sobre cómo usarla y mantenerla

4. Repara los desperfectos de la tarima Un suelo de tarima de madera es cálido y confortable, pero precisa de un mantenimiento más regular. Al menos una vez al año, comprueba si tiene grietas y repáralas con cera en barra o masilla, revisando que los tornillos, clavos o grapas no se hayan oxidado. En climas cálidos, es conveniente regar con frecuencia la madera tropical y aplicarle un tratamiento de aceite. Así evitarás que la acción de los rayos solares provoque microfisuras.

5. Elimina el moho de la madera Durante el invierno, es posible que haya proliferado moho en las superficies de madera. Acompañándole, verás grietas u otro tipo de oquedades. La mejor forma de prevenir que vaya a más es limpiar periódicamente las superficies donde hayas visto que surge con agua y una solución jabonosa neutra. Para combatirlo más a fondo, existen productos fungicidas. Con el tiempo, la madera suele cambiar de color: es un proceso natural. Si no te gusta, recupera el tono natural con productos regeneradores. Para aplicarlos, espera a que pasen cuatro o cinco días sin que llueva; así la madera estará convenientemente seca para recibir estos productos.

6. Comprueba y refuerza las sujeciones de las plantas Las especies trepadoras darán ahora un buen estirón. Es momento de revisar las estructuras por las que ascienden para asegurarte de que puedan resistir y guiar convenientemente este crecimiento. Para esto último, utiliza cordel, abrazaderas y anillas de jardinería.

7. Ordena las herramientas Es momento también de poner orden en ellas, sobre todo porque ahora las usarás mucho más. Así de paso harás recuento de lo que tienes. Revisa también su estado, por si te hiciera falta reponer alguna. Utiliza una estantería para las herramientas de mano y hazte con un banco de trabajo donde, además, puedas colocar la regadera y las cajas para fitosanitarios y sustratos en baldas inferiores. Es recomendable que lo tengas limpio, desinfectado y ordenado. A ser posible, cuando termines una labor (plantar, podar los tallos secos, orear el sustrato…), limpia bien las herramientas usadas. Rasca la superficie con un cepillo de raíces y afila. Finalmente, unta con grasa industrial consistente. ¿Y VOS? ¿Qué más haces para poner a punto tu terraza o jardín? CompartI tus trucos y consejos con nosotros en la sección de comentarios.


31 visualizaciones0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo
bottom of page