top of page

8 preguntas básicas que debes hacerte antes de decorar tu casa


Acuérdate de tu niñez o mírate en el espejo: las pistas para la decoración de tu hogar ideal están más cerca de lo que piensas.

Saber lo que le gusta (y lo que no) es el primer paso para crear un hogar acogedor. En lugar de abordar de primeras un estilo decorativo en concreto –lo que puede limitarte–, toca pensar fríamente en lo que te atrae y en lo que no…, y documentarte. Acto seguido, valora preferencias y piensa en un nombre creativo para ese estilo que va a ser únicamente tuyo: reunir detalles de estéticas diferentes transformará un lugar, así, en general, en el tuyo propio.

1. Ten en cuenta tus preferencias a largo plazo ¿Aún sientes nostalgia por esas cosas que hacías de niño? Es importante prestar atención a estas preferencias, también a largo plazo. Por ejemplo, cuando yo era niña, me gustaba el azul y el blanco, y rodearme de estos colores, aún hoy, me sigue resultando auténtico y acogedor. Pregúntate: ¿Qué colores, objetos, materiales o temas te encantaban de niño? ¿Te siguen gustando hoy?

2. Ten en cuenta el estado de ánimo que quieres en el hogar Pensar en cómo quieres sentirte en casa es una manera de abordar la cuestión del estilo desde dentro hacia afuera: imagina qué estilo de mobiliario, colores y texturas recrearán ese estado de ánimo. Pregúntate: ¿Cómo te quieres sentir cuando entras por la puerta al final de un largo día? ¿Qué tres palabras te encantaría escuchar de boca de tus amigos y que describieran cómo se han sentido en tu casa? Cómo usar el color en el salón para activar determinadas emociones

3. Fotografía los objetos que más aprecias Aunque estés tratando de cambiar la decoración de casa, es probable que tengas algunos objetos favoritos: son los imprescindibles. Saca fotos de ellos y míralas en conjunto: podrás descubrir un hilo común en los objetos por los que te sientes atraído especialmente. Pregúntate: ¿Qué palabras utilizarías para describir los objetos de la casa que más te gustan? ¿Qué tienen en común?

Extensión: Si acabas de mudarte a un nuevo hogar, o sientes que lo que tienes no te representa, haz un reportaje de campo. Escaparates, un nuevo restaurante o visitando la casa de un amigo: toma fotos de las cosas que te resultan bonitas e interesantes.

4. Anota qué cosas elegirías; incluso a pesar de su precio Haz una lista de todo lo que te comprarías para la casa, si el dinero no fuera un obstáculo –intenta ser lo más específico posible. A veces, este ejercicio nos ayuda a liberarnos y pensar fuera de nuestros límites. Y aunque nunca llegues a comprar las cosas de esa lista de ensueño, esto debería darte una imagen más clara de lo que deseas realmente. Pregúntate: ¿Cómo describirías los artículos de esa lista soñada? Si provienen de ciertas tiendas o diseñadores, ¿cómo describirías el estilo por el que son conocidos? Decoración inteligente: En qué invertir y dónde ahorrar dinero

5. Sal al aire libre Si te gusta la jardinería o cualquier otra actividad al aire libre, quizá te resulte más sencillo comenzar la búsqueda de tu estilo fuera de casa. Contempla tu propio jardín, espacios públicos y los patios que más envidias del vecindario. Pregúntate: ¿Qué es lo que me gusta de estos espacios al aire libre? ¿Cómo describirías el estilo del jardín o espacio al aire libre preferido? Descubre una vivienda en Milán donde los patios y el exterior han influido en la decoración y el ambiente

6. Mira en tu armario Una forma de entender todos los estilos que te gustan para tu vida es analizar con detenimiento la estética a la que tiendes al vestirte: esto puede extrapolarse directamente a los estilos de decoración que van más contigo. Pregúntate: ¿Qué te gusta llevar puesto? ¿Cómo describirías tu estilo personal? ¿Cuáles son tus tres iconos favoritos?

7. No olvides tu destino soñado El lugar al que soñamos viajar (o regresar) dice mucho de nuestro estilo. Tómate un momento para enumerar, tantos los mejores lugares donde has estado, como esos destinos a los que irás algún día. Pregúntate: ¿Prefieres escaparte a una casa en una playa salvaje o a un informal hotel parisino? Si hay un país en particular que te gustaría visitar, ¿preferirías ir a la capital o quedarte en un pueblo con encanto?

8. Presta la misma atención a lo que no le gusta A veces, nombrar lo que no te gusta puede romper el hielo y hacerte pensar en lo que te gusta. Por ejemplo, aunque te encanta el aspecto limpio y minimalista del espacio de la imagen, tal vez por tu cabeza aparece un “¡Uf!, pero ¿dónde están todos los trastos del día a día?”. Pregúntate: ¿Qué tipo de espacio vital te parecería poco atractivo? Luego, dale la vuelta y describe lo contrario.

CUÉNTANOS… ¿Cuál te parece la pregunta más difícil de responder? ¿Con qué tres palabras suelen definir tus amigos tu hogar?

17 visualizaciones0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo
bottom of page